Según un estudio realizado por la Asociación de Centros de Empleo sin ánimo de lucro de Navarra (Acemna) cada euro invertido en un centro de integración laboral de personas con discapacidad supone un retorno de 2,09 euros a la sociedad.

De este modo se demuestra que los CEE son una opción rentable para las empresas. El informe detalla de este retorno 37 céntimos vuelven a la administración vía impuestos, 91 céntimos van a salarios de personas con discapacidad y el resto, más de 80 céntimos, para otras contratas, salarios y suministros.

Ante la preocupación existente en una esta época de recortes donde la prioridad es el gasto, este estudio plantea la necesidad de que el sector empresarial, así como la administración se convenzan de los Centros Especiales de Empleo aportan un doble beneficio, por un lado para las personas con discapacidad y también para la sociedad en general.

Trabajador de SIFU elaborando sus tareas