Ayer el menorquín Martí Riera cumplió el reto por el que se ha estado preparando durante meses; cruzar a nado el Canal de Menorca, convirtiéndose así en la primera persona con lesión medular en cumplir este hito.

El deportista, que sufre una paraplejia desde el año 2007, realizó la travesía de los 37km del Canal de Menorca solo con los brazos en 10 horas y 13 minutos, marcando el segundo mejor tiempo de la historia. Hasta la fecha, solo lo habían conseguido 12 personas bajo las estrictas normas de Menorca Channel Swimming Association, ninguna de ellas con discapacidad.

Las previsiones meteorológicas obligaron a avanzar la realización del reto un día y a cambiar el recorrido previsto, saliendo finalmente de la isla de Menorca y llegando a Mallorca.  El menorquín se tiró al agua a las 5:28h de la madrugada desde el Cabo de Artrutx, en Menorca, y llegó al Cabo del Freu, en Mallorca, a las 15:41h. A primera hora de la mañana el nadador se encontró un mar agitado que hacía prever una travesía complicada, aun así, a medida que fue avanzando el día las condiciones marítimas mejoraron y permitieron a Riera mantener un buen ritmo.

El nadador estuvo acompañado en todo momento por un grupo de amigos que se turnaron para nadar con él, apoyándolo y ayudándolo así a mantener un buen ritmo de travesía. Entre ellos estuvo el vicepresidente de Grupo SIFU, Albert Campabadal Blanco, que se tiró al agua en diversas ocasiones.

Martí Riera ha hecho realidad este reto con la ayuda de una beca especial de Fundación Grupo SIFU. La beca se inscribe en la misión de la Fundación, que tiene el objetivo de mejorar el bienestar de las personas con discapacidad a través de proyectos de sensibilización y de promoción del ocio y el deporte.