Ayer se celebró la 18ª edición del Día de la Solidaridad en la que colaboradores y colaboradoras de Novartis de 55 países realizaron actividades voluntarias en beneficio de las personas más necesitadas de sus comunidades locales. 
En la sede de Barcelona, la compañía quiso contar con Fundación Grupo SIFU para organizar diferentes actividades deportivas adaptadas como el Tenis de Mesa, Aerobic, Fútbol 7 y Baloncesto en silla de ruedas, en las que los empleados y empleadas pudieron compartir una jornada junto a personas con discapacidad física, intelectual y trastorno mental. Estas competiciones entre la plantilla de Novartis y los equipos de Fundación Grupo SIFU también se celebraron en el centro de producción de Novartis en Barberà del Vallès. Por la tarde, los empleados y empleadas de Novartis de ambos centros también pudieron aprender a leer e incluso escribir en Braille, sistema de comunicación por puntos con relieve, utilizado por las personas con discapacidad visual. 
“Es importante que una empresa líder en su sector, como Novartis, sea el modelo para otros muchos al destinar recursos tanto materiales como personales a la RSC y, además, con especial atención en la inserción social y laboral de las personas con discapacidad, colectivo que padece un alto porcentaje de exclusión y que, hoy en día,  se ve doblemente afectado por la crisis existente.  Las personas con discapacidad se superan día a día gracias a su espíritu de lucha y a sus capacidades junto con todas las acciones que la sociedad les destina, entre ellas, la RSC” destacó durante la jornada Albert Campabadal Mas, presidente de Grupo SIFU. 
En España, más de 300 colaboradores/as del Grupo de todas las Compañías y Divisiones participaron en las distintas actividades organizadas en Barcelona y Madrid.
Torneo de basquet adaptado entre Fundación y Novartis