La Confederación Nacional de Centros Especiales de Empleo, integrada por 286 Centros, ha elaborado en los últimos meses el "Libro Blanco de los Centros Especiales de Empleo del siglo XXI". En el documento se propone un cambio en el marco legal que permita un mejor desarrollo de la labor de estos centros que son la principal vía de inserción sociolaboral de las personas con discapacidad.

El presidente de la CONACEE, Albert Campabadal, afirma que la redacción de esta publicación responde a las carencias que en los últimos 25 años se han detectado en la Ley de Integración social de los minusválidos (LISMI) que, trasladadas al ámbito laboral y sobretodo en el papel que desempeñan los centros especiales de empleo, suponen un obstáculo para el desarrollo real de este tipo de empresas. Para subsanar esta situación Campabadal aseguró que "el propósito de esta iniciativa es consensuar propuestas de modificación legislativa que hagan posible un marco normativo legalmente justo, socialmente avanzado y particularmente respetuoso con los trabajadores discapacitados y los titulares de los Centros Especiales de empleo".