El mundo entero se despierta un día más con el foco puesto en el coronavirus. La epidemia global que nació en China en el mes de diciembre ya ha provocado más de 4.000 muertes en todo el mundo y ha originado más 110.000 contagios. La Organización Mundial de la Salud (OMS) se refiere a esta nueva alerta sanitaria como “el enemigo público número uno”, ya que al al transmitirse principalmente por contacto con gotículas respiratorias, complica el control de su expansión. Y es justamente esta transmisión la causante de su rápida expansión por gran parte del planeta. Actualmente se encuentran ya infectados más de 104 países y la mortalidad del virus es de aproximadamente el 2,3% de los afectados. 

 

En ese sentido, y ante la dificultad de conocer la capacidad real de contagio, las recomendaciones divulgadas por las autoridades sanitarias de la OMS para su prevención cobran especial relevancia. Extremar la higiene personal y lavado de manos, usar pañuelos para cubrirse la nariz y la boca cuando se tose o estornuda, evitar el contacto con animales y personas enfermas o desinfectar los espacios donde son habituales las aglomeraciones son algunas de estas medidas. Y es que grandes superficies como aeropuertos, estaciones de tren, hoteles y centros comerciales son algunos de los lugares donde hay mayor probabilidad de contagio.

 

Grupo SIFU, empresa especializada en la gestión integral de Facility Services y, en concreto, de servicios de limpieza, subraya la importancia de desinfectar espacios donde se multiplica la afluencia de gente como medida para protegernos del Covid-19. En esta línea, la desinfección y limpieza de grandes edificios (universidades, aeropuertos, estaciones de tren, centros comerciales) es la herramienta clave de protección para evitar que el coronavirus continué expandiéndose.

 

Actualmente, existen varios tipos de tratamientos para desinfectar espacios y prevenir la expansión de virus como el coronavirus. Grupo SIFU apuesta por aplicar productos desinfectantes de amplio rango y nebulización. Ambos métodos consisten en la dispersión de partículas finas que, primero, permanecen en suspensión en el aire y, después, se depositan lentamente en todas las superficies. Esto hace que el espacio se humedezca, permitiendo que actúe el desinfectante. De esta manera, el producto llega a todas las zonas, incluso a las de difícil acceso, y destruye todos los organismos.

 

Este tipo de desinfectantes, además de ser reconocidos por su eficacia frente a la propagación de bacterias y virus, son seguros para las personas, ya que no dejan residuos una vez se han utilizado. En ese sentido, también ayudan a preservar el medioambiente porque se biodegradan rápidamente.

Otro elemento fundamental para prevenir la propagación del coronavirus consiste en aumentar la frecuencia de la limpieza y desinfección de los espacios, especialmente los más concurridos. Asimismo, antes casos como este, es más importante que nunca contar con servicios de limpieza profesionales y especializados, siempre a la vanguardia del sector.