Últimamente no hacemos más que oír hablar del Informe de Información no Financiera y diversidad, pero ¿De qué se trata y qué empresas tendrán la obligación de realizarlo? Desde nuestra consultora de RSC y Sostenibilidad hacemos un brevísimo resumen de esta nueva normativa.

El pasado 30 de diciembre entró en vigor la nueva Ley 11/2018 de Información no financiera y diversidad, un ordenamiento que sustituye el Real Decreto-ley 18/2017 y eleva las exigencias en cuanto a contenido, transparencia y fiabilidad de la información no financiera que proporcionan las grandes empresas. Esto significa que ya no será suficiente con la presentación del Informe Financiero, sino que las empresas tendrán que tener en cuenta otros aspectos como la economía circular o los derechos humanos en su gestión.

Puntos clave del Informe de Información no Financiera

Hay empresas que ya incluían estas informaciones en Informes o Memorias de RSC, pero ahora el Informe de Información no Financiera será obligatorio para aquellas empresas con un número medio de empleados de 500 o que cumplan diversos aspectos relacionados con la facturación. Dicho informe deberá realizarse para los ejercicios económicos que se inicien a partir del 1 de enero de 2018 y tendrá que incluir aspectos como:

  • Información sobre cuestiones medioambientales: el informe deberá incluir información sobre el impacto que las actividades de la empresa pueden causar en el medioambiente y sus acciones para prevenirlo en aspectos como:
    • Contaminación
    • Economía circular y prevención y gestión de residuos
    • Uso sostenible de los recursos
    • Cambio climático
    • Protección de la biodiversidad
  • Información sobre cuestiones sociales y relativas al personal: cómo la empresa gestiona aspectos como:
    • Empleo
    • Organización del trabajo
    • Salud y seguridad
    • Relaciones Sociales
    • Formación
    • Accesibilidad universal de las personas con discapacidad
    • Igualdad
  • Información sobre el respeto de los derechos humanos: Las empresas deberán dejar claro en este apartado sus procedimientos de diligencia debida en materia de derechos humanos como la prevención de la vulneración de estos derechos y las medidas para gestionar posibles abusos o las denuncias por caso de vulneración de derechos humanos, entre otros aspectos.
  • Información relativa a la lucha contra la corrupción y el soborno: Medidas adoptadas para prevenir la corrupción y el soborno; medidas para luchar contra el blanqueo de capitales, aportaciones a fundaciones y entidades sin ánimo de lucro.
  • Información sobre la sociedad:
    • Compromisos de la empresa con el desarrollo sostenible
    • Subcontratación y proveedores
    • Consumidores
    • Información fiscal
Un cambio para la sostenibilidad

Estos son sólo algunos aspectos que deberá incluir el Informe de Información no Financiera a partir de ahora, pero la Ley 11/2018 también incluye otros aspectos formales en la Información no Financiera que deberán cumplir las grandes empresas. Además, la ley prevé que transcurridos tres años de su aplicación, aquellas organizaciones de más de 250 trabajadores también deberán cumplirla.

Sin duda este cambio afectará a muchas compañías, pero también ayudará a una mayor sensibilización y cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

¿Aún te quedan dudas sobre el Informe de Información no Financiera? La consultora de RSC y Sostenibilidad de Grupo SIFU puede resolvértelas.