Que el COVID-19 irrumpiría con fuerza en nuestras vidas y lo haría a gran escala era algo esperado por todos. En el área de limpiezas hemos tenido algo más de tiempo que el resto de la compañía para prepararnos, gracias a la planificación de los clientes de hospitales y los clientes internacionales, comenta Narcís Serra – Director Nacional de Limpieza de Grupo SIFU. Y es que ya a principios de febrero comenzamos a organizarnos, con lo que hemos contado con casi cinco semanas más para estar preparados.

 

La llegada del virus a nuestro país fue gradual y mientras que los hospitales de Madrid empezaban a mostrar los primeros signos de colapso, en Barcelona el tema estaba más contenido por lo que nos costó algo más tener la certeza de que nos iba a golpear con fuerza.


 

Como en todas las crisis podemos extractar aspectos positivos, como la respuesta conjunta del equipo para adaptarse a la nueva situación y al nuevo cuadro de necesidades tanto técnicas y personales, y otros negativos como la perdida de facturación y el consiguiente impacto en la cuenta de resultados; o la pérdida de visibilidad sobre proyectos que iban a materializarse en un corto espacio de tiempo y que habrá que ver si es posible retomar en un futuro.

 

Los clientes, en un clima tan adverso como el que nos estamos enfrentando, tratan de proteger a sus compañías y, para ello, están reduciendo el coste de empresas de servicios, como Grupo SIFU, lo que genera el consiguiente impacto negativo para nuestra cuenta de resultados.

 

Las áreas que están teniendo mayores repuntes son las que están relacionadas con logística, suministro y comercialización en el sector alimentario e intervenciones especiales de higienización y desinfección ante posibles casos de positivos o positivos confirmados del COVID-19 en centros de salud y residencias de ancianos. En estas últimas, por lo dura e implacable que está siendo la pandemia en ellas se ha procedido a intensificar sus labores de desinfección.

 

Y, gracias a la confianza generada con algunos clientes a los que hemos brindado un servicio puntual, creemos que tendremos opciones en un futuro próximo para estrechar lazos y llegar a una colaboración continuada y fructífera para ambas partes.

 

Respecto a las licitaciones, estamos detectando que se han ralentizado y, aunque se van publicando, es a un ritmo bastante menor que el que estábamos acostumbrados. Por parte del Gobierno espero apoyo y que cumplan las soluciones aportadas para los ERTE´s y que estos se ejecuten los antes posible.

 

Intuyo que la vuelta a la normalidad va a ser muy paulatina a todos los niveles y que todo se irá incorporando de una manera muy gradual entre finales de abril y primeros de mayo. En este sentido el área de limpieza irá prestando servicio en función de las necesidades puntuales que vayan surgiendo.

 

Narcís Serra – Director Nacional de Limpieza